× Foro de cruceros Holland America Line

Topic-icon FIORDOS AGOSTO 2015 en el EURODAM

4 años 5 meses antes - 3 años 10 meses antes #1876318 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • CRUCERO POR LOS FIORDOS: EL ORIGEN

    A finales de febrero de este año (2015) cayó en nuestras manos una oferta bastante interesante de un crucero por los fiordos: cuatro personas en un camarote por el precio de dos. Somos una familia con dos hijos jóvenes (una chica de 19 años y un chico de 17), por lo que la oferta nos venía que ni pintada. Faltaba todavía mucho tiempo para nuestras vacaciones, que son siempre en agosto, y ni siquiera nos había pasado aún por la imaginación dónde iríamos este verano. Nunca antes habíamos hecho un crucero ni estaba dentro de nuestras expectativas. Pero en dos días terminaba la oferta y, si de verdad nos interesaba, había que decidirse ya. Y nos decidimos.

    En ese momento comenzó el sueño del crucero por los fiordos que me ha mantenido expectante y entusiasmada durante todos estos meses. :woohoo:

    Lo primero fue estudiar el itinerario del crucero. Habíamos contratado con cierta precipitación y casi ni habíamos analizado las escalas que hacía. El programa era el siguiente:

    19 de agosto - Embarque en Copenhague
    20 de agosto - Navegación
    21 de agosto - Flam (7:00 a 18:00)
    22 de agosto - Stavanger (9:00 a 17:00)
    23 de agosto - Kristiansand (8:00 a 17:00)
    24 de agosto - Oslo (8:00 a 17:00)
    25 de agosto - Gotemburgo (8:00 a 18:00)
    26 de agosto - Desembarco en Copenhague



    Para mí en principio todos los nombres de las escalas menos Oslo y Gotemburgo eran totalmente desconocidos. No los había oído en mi vida. Sin embargo, en cuanto que tecleé en Google la palabra Stavanger y me salieron las primeras imágenes del Púlpito o Preikestolen, el corazón me dio un vuelco. Eran fotos que ya había visto anteriormente, de esas que te dejan con la boca abierta, pero sin saber apenas dónde están tomadas. Encontrar que íbamos a estar allí fue una sorpresa impresionante y decidí que no podíamos desaprovechar la ocasión de subir al Preikestolen como fuera.

    Tampoco había oído hablar antes de la naviera, Holland America Line (HAL), así que me puse a documentarme también un poco sobre ella y sobre el propio barco, el Eurodam. Descubrí que cada naviera tiene su propio carácter, su propio estilo y su propio tipo de clientela. Hay navieras más populares y divertidas, con mucha animación, en las que viaja normalmente un gran porcentaje de españoles; hay otras muy lujosas para cruceristas de mayor poder adquisitivo, y HAL era una opción intermedia, más elegante y tranquila que las primeras pero no tan refinada como las segundas. Además, tenía una magnífica reputación en el aspecto gastronómico. Para nosotros, la opción perfecta.



    A medida que me iba informando sobre las escalas y sobre las características del barco y de la vida a bordo iba creciendo mi ilusión. Sin saberlo, habíamos acertado con la elección.

    Invertí muchas horas desde febrero hasta agosto preparando las excursiones en cada escala. Nos gusta ir por libre, a nuestro aire, así que había que documentarse muy bien para aprovechar el tiempo al máximo: cosas que ver o hacer en cada escala, posibilidades y horarios de los transportes públicos... Todo ello había que encajarlo con las horas de llegada y salida en cada escala. Así fue como descubrí que las ocho horas de escala en Stavanger eran un poco justas para poder subir al Preikestolen, como ya contaré más adelante, por lo que esta excursión se iba a convertir en el gran reto de nuestro viaje.

    El mágico mundo de los trolls nos espera

    Adjuntos:
    Última Edición: 3 años 10 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, villarrubia, francesc13, arrecife19, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 4 meses antes #1876320 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • MIÉRCOLES 19 - EMBARQUE EN COPENHAGUE

    El Eurodam estaba atracado en el Oceanquay y el embarque comenzaba a las 13:00. Llegamos allí sobre las 11:30 en taxi (190 DKK, unos 26 €) desde el centro de Copenhague, donde estábamos alojados desde un par de días antes.

    Allí estaba nuestro barco, inmenso e imponente.




    Nada más llegar a la terminal de cruceros había personal organizando el embarque. Nos pidieron que pusiéramos las etiquetas a las maletas (etiquetas que habíamos recibido un par de semanas antes por correo electrónico y habíamos tenido que imprimir en casa) y enseguida se hicieron cargo de ellas. Ya no volveríamos a verlas hasta rato después, ya en el camarote.

    A medida que llegaba la gente nos iban dando un número de grupo, correspondiente al orden en el que iríamos embarcando. Antes de las 13:00 ya habíamos hecho el check-in y nos habían dado nuestras cuatro tarjetas personales. Estas tarjetas son tu identificación dentro del Eurodam; las necesitarás para poder entrar y salir del barco y para abrir el camarote, y en ellas te cargarán todas las consumiciones extra o las compras que hagas allí, pues van asociadas a tu tarjeta de crédito. Allí dentro no necesitas manejar dinero en efectivo ni tarjetas bancarias.

    Durante la espera en la terminal pudimos conectarnos al wifi gratuito, cuya contraseña se mostraba en las pantallas.

    Una vez dentro del barco nos dirigimos a buscar nuestro camarote. Orientarse de primeras en una mole de tales características es complicado, pero el personal filipino, siempre atento y colaborador, nos echó un cable. Nada más llegar al camarote, ya teníamos en el buzón documentación variada sobre el crucero.

    El camarote tenía un par de camas y un sofá cama. Pero nosotros éramos cuatro...¿y la cuarta cama? ¡Pues en el ático! Jejeje... Lo dejo como sorpresa para los que vengan después.

    El simulacro de emergencia obligatorio era a las 15:15, así que fuimos antes al buffet a comer. El buffet Lido es un gran espacio muy agradable rodeado de grandes ventanales corridos de suelo a techo para poder disfrutar del paisaje mientras comes. Una composición de flores frescas decora cada mesa, dentro de un ambiente sencillo y muy acogedor. Ya el primer día pudimos comprobar que tanto la variedad como la calidad de la comida son extraordinarias.



    Acudimos puntuales al simulacro en la cubierta 3, donde están los botes salvavidas. A causa del retraso de algunos pasajeros, el simulacro no empezó hasta casi las 15:40 y yo ya estaba nerviosa porque no quería perderme el emocionante momento en el que el Eurodam iba a zarpar de Copenhague, a las 16:00. Sin embargo, no hubo problema. El "simulacro" no era tal, sino tan solo unas explicaciones (en inglés) con demostración de cómo ponerse el chaleco salvavidas, que no duraron más de diez minutos.

    Así que, terminado el acto y cámara en mano, nos subimos corriendo a la cubierta 9, junto a la piscina de popa, a ver cómo el Eurodam soltaba amarras y se alejaba lentamente del puerto de Copenhague. ¡Empezaba la aventura!



    Aquella tarde la dedicamos a recorrer el barco para intentar conocerlo (aún el último día de crucero me costaba recordar dónde estaba cada cosa...¡hay tantos espacios! Aquello es una pequeña ciudad) y a disfrutar de la piscina y los jacuzzi. Después nos enteraríamos de que a las 16:00 había habido una reunión explicativa para los españoles, pero ya era demasiado tarde... y de todas formas yo no me hubiera querido perder la salida de Copenhague.

    Durante la tarde nos echaron en el buzón del camarote la invitación de cena para dos en el restaurante Pinnacle que teníamos como regalo cuando hicimos la reserva. Ponía que era para esa misma noche, pero nos apetecía más dejarlo para más adelante, así que fuimos al Pinnacle y nos lo cambiaron sin ningún problema.

    La cena normal era en el restaurante Rembrandt. Nosotros teníamos mesa asignada en el segundo turno, a las 20:00. Si quieres cenas en tu mesa del Rembrandt, pero si te apetece más cenar en el buffet, no hay ningún problema. Nos sentaron en una mesa de ocho personas, aunque durante un largo rato estuvimos los cuatro solos. No sabíamos si cenaríamos solos o qué, hasta que al cabo de quince o veinte minutos llegó otra familia a la que acomodaron junto a nosotros. Eran también españoles, con dos hijos como nosotros. No sé si fue casualidad o en el Eurodam saben hacer muy bien las cosas; el caso es que acertaron de pleno con la composición de nuestra mesa. Eran de Madrid, como nosotros, y además vivimos muy cerca. ¡Incluso los chicos jugaban al baloncesto en las mismas pistas! ¡Qué pequeño es el mundo! Los jóvenes congeniaron muy bien enseguida, y los mayores también :-)

    Después de la cena había organizado un encuentro para los jóvenes de 18 a 25 años. Allá que fueron nuestros hijos a ver si había más gente de su edad para divertirse durante el crucero. Nuestro hijo, de 17 años, temía que no le dejaran pasar y lo enviaran al Mini-club de 6 a 17 años :laugh: :laugh: :laugh: , pero no tuvo ningún problema y pudo unirse al grupo de los jóvenes. En total acudieron unos doce, entre españoles, portugueses, canadienses y algún alemán, que ya se hicieron inseparables durante toda la travesía.

    Aquella noche acabamos de cenar demasiado tarde y ya casi había terminado el espectáculo en el Mainstage (el auditorio grande), así que fuimos al Piano Bar, donde estaba cada noche el pianista Jim Fischer tocando a petición de los presentes que se sentaban alrededor. Decir que nos pareció extraordinario es poco. Es increíble cómo toca ese hombre, la capacidad de improvisación que tiene, y además lo bien que canta acompañando su piano. Por si fuera poco, es simpático y lo hace muy ameno, animando a la gente a cantar con él. A partir de ahí fuimos casi todas las noches a verlo.

    El Mainstage:


    El primer día había sido magnífico, con todas las nuevas emociones acompañadas de un sol radiante y una temperatura muy agradable. Esa noche nos acostamos a más de la 1:00 y al día siguiente tenía intención de levantarme temprano para ver el amanecer en alta mar, que estaba anunciado para las 6:00. ¿Sería capaz de darme el madrugón? :unsure:

    Última Edición: 4 años 4 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, arrecife19, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 4 meses antes #1876323 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • JUEVES 20 - NAVEGACIÓN

    Habíamos dejado las cortinas del camarote con una rendija abierta para que la luminosidad del exterior nos despertara al amanecer. Abrí un ojo y vi que ya entraba algo de luz. Miré el reloj y vi que eran menos cuarto. En quince minutos amanecería, así que hice un esfuerzo sobrehumano porque tenía un sueño tremendo, me puse una rebeca y me envolví en una gruesa toalla del baño porque intuía el frío que haría fuera, y salí con mi cámara de fotos al balcón del camarote procurando no hacer ruido para no despertar a los demás. Se veía cierto resplandor en el horizonte. Me aposté en la baranda e hice algunas fotos, pero aquello iba lentísimo. No tenía aspecto de amanecer en quince minutos.





    Mi marido también salió y allí estuvimos los dos esperando... esperando... y pasando frío... Aquello no prosperaba. Al resplandor en el horizonte aún le faltaba mucho para ser un amanecer. Empezamos a despotricar de los meteorólogos que habían pronosticado el amanecer para las seis :angry: :angry: :angry: hasta que al cabo de un rato, con la paciencia perdida, miro el reloj y veo las 5:30... Sí, cuando abrí el ojo en el camarote había visto mal la hora y me había levantado a las 5 menos cuarto en vez de a las 6 menos cuarto. ¡Aaaagghhhhh! :whistle:

    Nos acostamos otra vez. Por lo menos recuperaríamos un ratito de descanso y nos volveríamos a levantar minutos antes de las 6:00 para ver, esta vez sí, el verdadero amanecer.



    Ese día pusieron en la cubierta Lido(donde están el buffet, las piscinas, el spa, etc.) un mercadillo de liquidación de prendas de vestir y otros artículos de los que venden en las propias tiendas del barco y compramos varias cosas a buen precio. Esa mañana está nublado y la cubierta retráctil de la piscina está cerrada. Mientras mi marido y mi hijo se van a hacer unas canastas a la pista de baloncesto, mi hija y yo nos quedamos disfrutando de la piscina.





    A las 14:00 se celebra en el Queen´s Lounge (una especie de pequeña sala de espectáculos) la primera fase de selección de bailarines para el concurso Dancing With the Stars que organiza Holland para toda su flota de cruceros. El concurso consiste en que se elige un ganador de cada barco que pasará a la gran final que se organiza en un crucero especial en 2016 por el Caribe, al que irán gratis por haber sido seleccionados. No hay que saber bailar, cualquier pasajero puede participar. Hoy tienen que bailar cha-cha-chá. Nos pasamos a verlo y comprobamos que ni siquiera hay que tener dotes para el baile, a razón del nivel de la gente que se anima a intentarlo B)

    Hoy decidimos probar los perritos calientes y las hamburguesas del kiosco Dive-In que hay junto a la piscina cubierta, así como las pizzas del Slice, que está en la piscina de popa. Así que en vez de pasar a comer al buffet nos lo cogemos todo, junto con unas limonadas, y nos lo llevamos a comer a una mesa de la piscina cubierta, donde hoy se está muy a gusto. Para terminar, rematamos con un surtido de deliciosos dulces del buffet.



    Una de las cosas que me ha gustado del Eurodam es que puedes coger cualquier cosa del buffet, del Dive-In o del Slice y llevártelo a comer donde más te apetezca, incluso al camarote.

    Tocando el tema de las comidas, aprovecho a comentar lo riquísimos que están los perritos calientes, las hamburguesas y las patatas fritas (con o sin salsas) del Dive-In. Concretamente las patatas fritas... ¡creo que no he probado otras mejores en mi vida!
    Las pizzas del Slice tampoco están nada mal.
    Y lo que me ha encantado ha sido la limonada de los dispensadores del buffet, absolutamente natural y deliciosa.

    Limonada, agua, té, café y zumo de fruta son gratuitos y se pueden tomar a cualquier hora de los dispensadores del buffet.



    Por la tarde decidimos que hay que hacer algo serio para contrarrestar tanto placer gastronómico, así que subimos al gimnasio y estamos un rato corriendo en la cinta y en la elíptica. Las máquinas, de última generación, son magníficas, y el sufrimiento del ejercicio físico se compensa con las preciosas vistas que hay desde aquí; el gimnasio tiene cristaleras orientadas a la proa del barco y el paisaje, ahora que ha salido el sol, es espectacular. Revolotean gaviotas en torno a nosotros. No sé desde dónde vienen; no se ve tierra a la redonda en el horizonte.

    Aplacada la conciencia, volvemos al camarote a ducharnos e irnos acicalando para el brindis con el capitán, que está programado a las 19:50 en el Mainstage, y la posterior cena de gala. Para la ocasión había que llevar "atuendo formal", y nos habían dicho que en esta naviera la gente va muy arreglada y que las mujeres se ponen sus mejores galas, así que mi hija y yo nos habíamos traído unos vestidos largos de fiesta y los chicos trajes y corbatas. Salimos todos encopetados del camarote y nos dirigimos al Mainstage.

    Llegados a este punto quiero dar un consejo: chicas, llevaos vestidos largos sólo si queréis que todo el mundo os mire ... :blush: :blush: :blush: ¡De entre mil mujeres que habría en ese momento en el barco, sólo mi hija, yo y dos o tres despistadas más íbamos de largo! Muchas mujeres iban arregladitas pero con vestidos normales, y la gran mayoría iba absolutamente de diario como para salir a dar una vuelta por el barrio. Los hombres sí llevaban todos chaqueta, aunque no todos iban de traje, y tampoco todos llevaban corbata.

    En fin, tributos que hay que pagar por ser novatos en esto de los cruceros. Por supuesto, decidimos que para la segunda cena de gala iríamos arregladitas pero informales.

    Tras la cena vemos un espectáculo de los bailarines y cantantes del Eurodam en el Mainstage. Por cierto, de bastante buen nivel, como todo lo que hemos visto allí. Todos los espectáculos se programan cada día en dos sesiones: a las 20:00 y a las 22:00, para que todo el mundo pueda verlo tenga turno de cena que tenga.



    Y después del espectáculo vamos otra vez a recrearnos al Piano Bar, hasta que cierra a eso de las 12:30. Y a dormir, que mañana queremos madrugar otra vez para ver la entrada por el Sognefjord en la llegada a Flam, la que será nuestra primera escala del crucero.

    Última Edición: 4 años 4 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, arrecife19, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 5 meses antes #1876324 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • VIERNES 21 - FLAM (7:00 a 18:00)

    Hoy también hemos dejado las cortinas del camarote un poco abiertas para que nos despierte la luz. Nada de despertadores; estamos de vacaciones. A las cinco y media entran los primeros resplandores y salimos a la terraza a presenciar el magnífico espectáculo del paso por el Sognefjord a la luz del amanecer. Es mucho el sueño acumulado, pero la ilusión es grande y el aire fresco de la mañana nos ayuda a desperezarnos.

    Merece la pena el madrugón; el fiordo se va estrechando a medida que el Eurodam se va adentrando silencioso en él y cada vez se van viendo más cerca las abruptas laderas de las montañas, las innumerables cascadas que caen por todas partes y las casitas de madera de colores que salpican el paisaje, hasta llegar al fondo del fiordo, donde se sitúa el diminuto pueblecito de Flam.





    Para esta escala habíamos reservado con antelación a través de internet para las 8:00 de la mañana un crucerito por el fiordo Naeroy (otro ramal del Sognefjord declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su belleza), consistente en que nos recogían en autobús en Flam para llevarnos hasta Gudvangen y desde allí partíamos de vuelta a Flam en crucerito por el Naeroyfjord.

    También teníamos la excursión en el famoso Flamsbana, el tren que hace el recorrido ida y vuelta Flam-Myrdal-Flam. Se trata del tren de vía convencional con la mayor pendiente del mundo. Fue construido a principios del S.XX y atraviesa una zona de valles y montañas llenas de laderas escarpadas y cascadas, para lo que hubo que realizar veinte túneles, todos excavados a mano. Lo habíamos reservado también por internet a finales de abril y ya no quedaban muchos horarios para elegir, así que cogimos a las 12:20.

    Sin embargo, un par de días antes de iniciar el crucero recibimos un email informándonos de que no íbamos a poder hacer el crucerito porque el túnel por el que debía pasar el autobús para llevarnos de Flam a Gudvangen estaba cerrado debido a un incendio. Imaginaos la decepción... Nos ofrecían ida y vuelta en barco, pero entonces la excursión duraría casi dos horas más y se nos solapaba con la excursión del tren, así que no podía ser. Quedamos en que nos devolvieran el dinero que habíamos pagado por el crucerito.

    En fin, superado el disgustillo inicial rehicimos planes. Daríamos unos paseos por la zona para llenar el tiempo hasta las 12:20 que salía nuestro tren. Por los alrededores de Flam hay rutas muy bonitas que suben por las montañas aledañas y ofrecen vistas preciosas del fiordo, y eso hicimos. El día había amanecido gris y un poco fresco, pero enseguida empezó a calentar el sol y tuvimos que volver al barco a cambiarnos los pantalones largos y las chaquetas por shorts y camisetas. También entramos en una de las tiendas de souvenirs a que mi marido se comprara una visera (89 NOK, unos 9,60 €) porque habíamos tenido tanto sol los días previos al crucero en Copenhague, que se le había pelado toda la cara, y hoy también prometía calentar de lo lindo. ¡Quién nos iba a decir a nosotros que nos íbamos a quemar en tierras nórdicas!



    Un poco antes de las 12:20 nos pusimos en la cola para el tren. Estábamos de los primeros, así que no tuvimos problema para coger sitio a la derecha del vagón (en el sentido de la marcha), como decían todas las recomendaciones de viajeros que había leído anteriormente. Es cierto que desde la derecha hay más tramos con vistas bonitas, pero también las hay desde la izquierda, así que tampoco hay que agobiarse por ello. También recomiendan ponerse en el vagón de la puerta nº 6, aunque nosotros no pudimos porque estaba reservado. Supongo que esta recomendación es porque ese vagón es el que queda más cerca de la cascada Kjosfossen cuando hace la parada en ella, porque no encontré otra razón para recomendarlo por encima de otros.



    El recorrido en el tren no está mal. Como era lo primero que veíamos de Noruega y además nos acompañó el sol, nos gustó, aunque seguramente hay paisajes más impresionantes en otras zonas del país.



    Como nos parecía un poco pobre hacer ida y vuelta en el tren viendo lo mismo dos veces, cuando estuvimos planificando el viaje habíamos pensado comprar billetes sólo de ida y alquilar bicicletas en Myrdal para hacer la vuelta pedaleando. Había leído bastantes opiniones que decían que era una opción estupenda porque el recorrido por todo el valle de Flam era muy bonito. Pero nos dio un poco de miedo tener algún accidente tonto el primer día de escala del crucero y desechamos la idea.

    Lo que hicimos a cambio fue que, al llegar a Myrdal, buscamos a la interventora y le pedimos que a la vuelta se detuviera el tren en Hareina, que es la penúltima parada antes de llegar a Flam, para hacer el último tramo andando. Hay que pedirlo. Si no, no para. Nos dijo que nos colocásemos en la puerta 3, que es la única que coincide con el pequeño apeadero de Hareina, y así lo hicimos. Al llegar a Hareina, el tren se detuvo y sólo bajamos nosotros cuatro.

    Ese tramo fue, para nuestro gusto, lo mejor de la excursión. Desde el tren se ven paisajes bonitos pero no espectaculares, y además son a lo lejos. Sin embargo, el paseíto desde Hareina hasta Flam es delicioso. Pasas de ser un mero espectador a formar parte del paisaje, apreciándolo con los cinco sentidos. Ves las cosas en primer plano, puedes tocarlas, oyes el rumor del agua correr, hueles las flores... Nada que ver con el trayecto en el tren. Lo recomiendo totalmente. No llega a cuatro kilómetros, una hora de tranquilo paseo en llano, siguiendo la carreterita en paralelo al tren y al río; no tiene pérdida. La pequeña iglesia de Flam con su cementerio, las casitas de madera con sus jardincitos tan cuidados, salpicadas aquí y allá, el río que baja caudaloso, las cascadas que caen por cualquier rendija de las montañas...






    A mitad de camino había al margen un puestecito auto-servicio de frambuesas. Cogías una cestita y dejabas el dinero sobre la mesa. Nadie lo vigilaba. Ojalá todo en la vida pudiera ser así.



    (A fecha de hoy, cuando ya todo ha pasado, creo que si algún día volviera a montar en el Flamsbana sin duda haría la vuelta en bicicleta. El trayecto entero debe de ser una gozada)

    A las 15:30 ya estábamos en el barco, con mucha hambre. Como el buffet ya estaba cerrado, repetimos la hazaña de ayer y nos zampamos unos perritos, unas hamburguesas y unas pizzas en la piscina de la cubierta retráctil. Y la limonada, que no falte.

    Cada tarde, cuando el barco sale del puerto en el que ha hecho escala, hacen una narración por megafonía que puede escucharse desde cualquiera de las cubiertas exteriores. Creo que es bastante interesante: durante una hora o más van explicando cosas del lugar de la escala, historia, naturaleza, curiosidades, etc., a medida que el barco se va alejando del puerto. Y digo "creo" porque es en inglés, con lo cual yo no me enteraba ni de la mitad de lo que decían. Una pena.

    Esa noche asistimos al espectáculo del Mainstage. Hoy se trata de un malabarista-humorista, muy bueno también. Una vez más, lamento que mi dominio del inglés sea tan miserable.

    Cuando el Eurodam abandona el Sognefjord para salir a mar abierto comienza a soplar un viento fuerte. Es casi imposible permanecer en una de las cubiertas exteriores. El barco cabecea un poco de babor a estribor, aunque es una nave tan imponente que sólo se siente un leve balanceo, ni mucho menos para marear a nadie. Terminado el espectáculo del malabarista, nos dirigimos al camarote y ya al acercarnos por el pasillo oímos un extraño silbido procedente de la rejilla que hay en la puerta de entrada de nuestra habitación... Huy... ¿qué es ese sonido tan raro? Al abrirla, se produce en el interior del camarote una especie de torbellino huracanado descomunal: la puerta de la terraza se ha abierto por completo, las cortinas vuelan como si se fueran a arrancar... :ohmy: Nos cuesta trabajo conseguir cerrar la puerta de la terraza, tal es la fuerza del viento. ¡Vaya susto! Se conoce que la puerta de la terraza se había quedado mal cerrada, y al abrir nosotros la de entrada al camarote se creó un efecto de succión enorme a causa del fuerte viento. Afortunadamente no echamos en falta nada de la habitación, no se ha volado nada.

    Esta noche, la cama del camarote parece una cunita, con ese vaivén que produce el viento. Se oye el silbido del vendaval, que no amaina. Me cuesta mucho conciliar el sueño, a pesar de las pocas horas que hemos dormido las noches anteriores, y me preocupa pensar que mañana debo estar descansada porque nos enfrentamos al gran reto: la subida al Preikestolen.

    Última Edición: 4 años 5 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, arrecife19, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 5 meses antes #1876325 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • SÁBADO 22 - STAVANGER / PREIKESTOLEN (9:00 a 17:00)

    Stavanger es una coqueta ciudad con zonas muy bonitas para visitar, pero también desde allí parte una ruta que lleva hasta el Preikestolen. Para quien no haya oído hablar de este lugar (también conocido como El Púlpito o Pulpit Rock), se trata de una formación rocosa que se eleva a más de 600 metros sobre el fiordo Lyse, cuya cima es una plataforma plana de 25x25 metros desde la que hay unas vistas espeluznantemente maravillosas.



    Como en la duración de la escala no había tiempo para visitar la ciudad y además subir al Preikestolen, nosotros nos decantamos por intentar hacer esto último, ya que nos parecía algo más espectacular, una de esas cosas fascinantes que se te presentan pocas veces en la vida.

    Yo lo traía todo muy estudiado. Había pasado horas y horas en casa, antes de iniciar el crucero, analizando los horarios de los ferrys y de los autobuses para ir y volver del Preikestolen y leyendo cientos de crónicas de gente que había ido antes. La naviera ofrecía la excursión guiada en grupo al módico precio de 150 $ por persona y nos parecía demasiado barato :laugh: sobre todo multiplicando por cuatro que somos. Preferíamos ir por nuestra cuenta.

    Para llegar hasta allí desde Stavanger, donde atraca el barco, hay que hacer un pequeño periplo. Para empezar, desde el barco hay que caminar unos diez minutos hasta el muelle donde se cogen los ferrys que van a Tau, en la orilla de enfrente del fiordo.

    (en este plano está representado el camino desde el puerto donde atracan los cruceros hasta el muelle donde se cogen los ferrys a Tau. Algunos cruceros atracan en la otra "acera" del puerto y entonces pilla más cerca)


    Una vez en Tau, allí mismo donde deja el ferry se cogen unos autobuses que te dejan en la base del Preikestolen, y entonces empieza la caminata hacia la cumbre. Para regresar, todo lo mismo pero al revés.

    Los ferrys salen, normalmente, cada 45 minutos. Los autobuses están compaginados con los horarios de los ferrys, pero ¡cuidado! ¡no todos los ferrys tienen un autobús coordinado!
    Recomiendo estudiar detenidamente el horario de los ferrys (empresa Norled) y el de los autobuses (dos empresas: Tide Reiser y Boreal) según la época del año y el día de la semana.

    Ferrys: www.norled.no/contentassets/d1245a019506...34/stavanger-tau.pdf

    Buses de Tide Reiser: www.tidereiser.com/hikingtour-pulpitrock...ge-toggler-subpage-2

    Buses de Boreal: www.boreal.no/pulpit-rock-rogaland/category845.html

    Tanto Tide Reiser como Boreal ofrecen tickets combinados de ferry + bus.

    Había leído de todo respecto a la dificultad del trekking hasta la cima del Preikestolen. Que si se tardaba dos horas de ida y otras dos de vuelta, que si es durísimo, que si hay que trepar por roca, que si no es para tanto, que si hay que estar muy entrenado en caminar por la montaña, que si cualquiera puede hacerlo... Opiniones para todos los gustos que no me dejaban nada claro. Mi marido y mi hijo son dos atletas. Estaba segura de que ellos no iban a tener problema. Mi hija tampoco. Pero yo... ya no soy una jovencita, estoy operada de la columna, tengo una leve cojera en una pierna y las rodillas bastante descacharradas. En forma estoy... más bien poco. Eso sí, me gusta caminar, pero no suelo hacerlo por montaña porque no la tengo cerca de casa. Así que estaba un poco asustada ante el reto. ¿Sería capaz de llegar viva arriba? En tal caso, ¿haríamos la caminata lo suficientemente deprisa como para regresar al barco a tiempo y no quedarnos en tierra? Esta posibilidad me aterraba.

    El Eurodam atracaba en Stavanger a las 9:00 y había que estar de regreso a bordo a las 16:30. Había que hacerlo todo en siete horas y media.

    A continuación voy a describir bastante detalladamente el horario que había planificado para ese día. Quizá resulte tedioso de leer, pero creo que puede ser útil para cualquiera que esté organizando la excursión por libre con el tiempo un poco justo, como era nuestro caso.

    Llegando a Stavanger a las 9:00, el primer ferry a Tau que podíamos coger era a las 9:45. Era sábado y los sábados en verano, curiosamente, hay menos servicio. Llegaríamos a Tau a las 10:20. A esa hora había autobuses que salían de Tau hacia el Preikestolen, pero habíamos decidido coger un taxi, porque el precio sería poco más que cuatro billetes de autobús y sin embargo ganaríamos unos minutos preciosos. A las 10:45 estaríamos en la base del Preikestolen listos para iniciar la subida. Calculé 1 hora y 45 minutos para subir, media hora para estar arriba y hora y media para bajar. Con estas estimaciones estaríamos abajo de vuelta a las 14:30.

    A las 15:00 había un ferry de Tau hacia Stavanger, pero no había autobús que saliera del Preikestolen a las 14:30 para permitirnos coger ese ferry. Una vez más, la solución era un taxi que nos estuviera esperando en la base del Preikestolen a las 14:30 para poder coger ese ferry de las 15:00. Llegaríamos a Stavanger a las 15:40, con tiempo incluso de sobra para ver un poquito la ciudad.
    El siguiente ferry era a las 15:45. Para ése sí había autobús coordinado y llegaríamos a Stavanger a las 16:20... aún factible pero un poco apurado de tiempo para embarcar a las 16:30. Debíamos tratar de coger mejor el de las 15:00.

    Así que, antes de salir de España, habíamos llamado por teléfono a la empresa de taxis de Tau (0047 51 74 64 11) y habíamos reservado un taxi de ida que nos estuviera esperando en Tau a las 10:20 y otro de vuelta que nos esperara a las 14:30 en la base del Preikestolen.

    Todo perfectamente planificado. Sólo quedaba esperar que ningún imprevisto nos echara por tierra todo el planning.

    Pues bien, esta mañana sí que nos ponemos el despertador. Imperdonable quedarse hoy dormidos. Hay que estar en pie a las 7:00 para arreglarnos, preparar todo, desayunar fuerte y estar listos en la puerta de desembarco a las 9:00.

    Siguiendo escrupulosamente el planning, a las 8:15 ya hemos terminado de desayunar. Nos asomamos por la borda y vemos que el Eurodam ya está haciendo las maniobras de atraque en el puerto de Stavanger. ¡No podemos creerlo! ¡Ya estamos en Stavanger, tres cuartos de hora antes de lo previsto! Emocionados por la posibilidad de que abran la pasarela de salida antes de las nueve, cogemos las mochilas, que ya teníamos preparadas, y vamos hacia la puerta de desembarco. ¡Efectivamente! ¡Ya se puede salir! No nos podemos creer tanta suerte :woohoo: :woohoo: :woohoo: Los de Holland son estupendos. Si el barco llega a destino antes de la hora, abren la pasarela antes de la hora.

    Así que salimos rápidamente, pues este adelanto en el horario nos permite coger el ferry de las 9:00 en vez de el de las 9:45, con lo que ganamos cuarenta y cinco minutos de oro para nuestra subida al Preikestolen. A partir de ese momento sabemos que sí lo vamos a conseguir.

    Llegamos al embarcadero del ferry en 10 minutos. A las 9:00 parte puntual el ferry hacia Tau. Pagamos con tarjeta 49 NOK (5,30€) por persona para el trayecto de sólo ida. No se puede sacar ida y vuelta si sólo vas a coger ferry sin combinado de autobús. A bordo hay wifi gratuito. Aprovechamos a mandar whatsapps a la familia y llamamos a la empresa de los taxis para decirles que nos vengan a recoger a Tau a las 9:45 en vez de a las 10:20. ¿Nos habrán entendido bien? :unsure:

    Pues sí, nos han entendido. Al llegar a Tau, allí está el taxi esperándonos. Esta empresa funciona fenomenal. Es un taxi grande y moderno en el que caben hasta siete personas. El trayecto nos cuesta 670 NOK (unos 72 €), que pagamos también con tarjeta. Si nos hubiéramos puesto de acuerdo con tres personas más nos hubiera salido casi más barato que ir en autobús.

    El taxi nos deja en la base del Preikestolen a las 10:05. Por si acaso, le recordamos que queremos que nos recojan en el mismo punto a las 14:30. Entramos a los aseos (gratuitos) que hay allí e iniciamos la subida.

    Para ser sincera, la caminata del Preikestolen no me pareció tan dura como decían algunos, ni mucho menos. Sí es verdad que en la primera mitad hay tres tramos de pedruscos empinados, pero gran parte de ellos están hechos como peldaños, por lo que cualquiera puede subirlos. El tercero de estos tramos es el más largo y ahí sí acabé un poco cansada. Sin embargo, entre tramo y tramo hay zonas planas que te permiten recobrar el resuello. Y la segunda mitad del camino es bastante plana, sólo hay pequeños repechos. Dificultad, mínima para una persona normal.



    Nosotros llevábamos unas simples zapatillas deportivas. Es importante que las suelas sean de goma, con buen agarre, eso sí. Pero vimos incluso una chica que subía descalza. Y lo más increíble de todo, vimos subir un hombre con dos piernas artificiales, de esas metálicas flexibles que son como arcos.

    Había leído la recomendación de llevar bastones de esos de andar por el campo. Personalmente, pienso que es mejor llevar las manos libres, por si las necesitas de ayuda en algún momento. Respecto a llevar comida, si has desayunado fuerte no lo veo necesario. Nosotros llevamos unas barritas energéticas por si acaso y yo ni las probé; no llegué a sentir hambre en ningún momento. Lo que sí recomendaría es llevar agua.

    Respecto a la ropa, lo mejor es llevar una camiseta de manga corta, porque se suda en la subida, con alguna prenda de abrigo encima y otra prenda impermeable en la mochila. Es decir, varias capas versátiles para poner y quitar según vaya haciendo falta. Hablo de verano, claro.

    A las 11:50 llegamos la cima. Hemos parado varias veces a hacer fotos por el camino y aún así hemos tardado sólo una hora y treinta y cinco minutos. No es tan fiero el león como lo pintan.

    Impresionante.

    Impresionantes las vistas e impresionante el viento que hace. No me puedo explicar cómo se atreve la gente a acercarse al borde. Cualquier ráfaga puede hacer que bajes antes de tiempo... por el lado corto.






    Andamos por allí impregnándonos del paisaje y tratando de llevárnoslo atrapado en cientos de fotos. El día está seminublado, pero hay rayitos de sol suficientes como para dar al fiordo esos misteriosos matices de color tan nórdicos.



    A las 12:30 empezamos a bajar. Sabemos que vamos con tiempo de sobra, pero preferimos ir sobre seguro y además allí arriba poco más se puede hacer sin riesgo de salir volando. La bajada es menos cansada, pero tardamos igualmente una hora y treinta y cinco minutos porque hay que ir con cuidado de ver dónde pones el pie para que las rodillas no sufran demasiado. Nos sobra tiempo para volver a entrar a los aseos y sentarnos un ratito a esperar al taxi.

    Éste llega super-puntual a las 14:25 y nos deja (otras 670 NOK) en el embarcadero del ferry para coger el que sale a las 15:00, todo tal y como traíamos planificado.

    A las 15:40 estamos de vuelta en Stavanger y nos sobra tiempo para pasear un poco por la colorida calle Ovre Homelgate, que está muy animada a esas horas, y por el lindo barrio de casitas blancas de madera, Gamle Stavanger.






    Embarcamos sin problemas antes de las 16:30. ¡Habíamos conseguido nuestro reto y todo había salido perfecto! Estamos cansados pero eufóricos. Ha sido una de las excursiones más impresionantes que podemos hacer en nuestras vidas.

    Los que contrataron la excursión de grupo con la naviera volvieron en un ferry posterior al que cogimos nosotros. De hecho, el Eurodam partió de Stavanger con media hora de retraso porque teníamos que esperar a los de su excursión. A ellos no les dio tiempo de ver nada de Stavanger.

    En el rato que queda hasta la cena, nos vamos a uno de los jacuzzi de la piscina cubierta a relajar las piernas. No suele haber problema para coger sitio, ni en los jacuzzi, ni en las hamacas de la piscina, así como tampoco hay colas en el buffet ni para nada en general en el Eurodam. Son unas vacaciones de auténtico relax.

    Tras la cena en el Rembrandt vamos a ver el espectáculo del Mainstage. Hoy tocan los BB King´s Blues Club en una actuación especial. Nos parecen fantásticos, e impresionante la voz de la solista. Y después rematamos la velada escuchando un rato al pianista Jim Fischer en el Piano Bar.

    Nos acostamos sobre las 00:30, cansados. Nos duele todo de caderas hacia abajo, y a mí también me duele el estómago de tanto comer. Pero es que está todo tan bueno... ¿cómo reprimirse?

    Supongo que mañana nos levantaremos con unas buenas agujetas. Menos mal que es una escala tranquilita en la que no hay mucho que ver.

    Última Edición: 4 años 5 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, arrecife19, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 4 meses antes #1876327 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • DOMINGO 23 - KRISTIANSAND (8:00 a 17:00)

    Me despierto y ya hay luz. Son las 7:00. Me asomo a la terraza y veo que el Eurodam ya se está aproximando a nuestra siguiente escala, Kristiansand. En principio ésta va a ser una escala relajada que nos permitirá recuperarnos un poco de la paliza de ayer.



    El Eurodam avanza muy despacito. Está haciendo ya la aproximación al puerto. Siempre me había intrigado cómo hacen estos barcos tan enormes para "aparcar". Si ya es difícil a veces maniobrar con un coche, hacerlo con estas moles tiene que ser puro virtuosismo. Supongo que el más mínimo roce con el malecón podría ser fatal. Tanto en Flam como en Stavanger habíamos atracado por babor, y como nuestro camarote está en estribor todavía no había podido ver cómo lo hacen. Pero hoy voy a tener la ocasión, porque el Eurodam se está aproximando al puerto por estribor, así que me quedo un ratito en la terraza para verlo aunque hoy no teníamos intención de madrugar.

    El Eurodam se aproxima muy, muy despacito al muelle hasta quedarse completamente paralelo, pero separado unos cinco metros (calculados a ojo de buen cubero desde la terraza del camarote). Entonces inicia una marcha lateral... Sí, ¡lateral! Yo alucinaba al ver cómo el barco se desplazaba lateralmente, completamente en paralelo al muelle. ¿Por qué no tienen los coches esa marcha, que sería fantástica a la hora de aparcar?

    Veo cómo se va aproximando muy despacito al malecón hasta quedarse a muy poquita distancia, y entonces es cuando tiran las amarras para que los encargados del puerto las enganchen en los bolardos. Ahora, desde el barco tensan las amarras y con esa tracción terminan de arrimarlo al muelle. Me encantó verlo; me pareció interesante.

    Saciada mi curiosidad, me vuelvo a acostar porque llevo mucho retraso de sueño acumulado y vuelvo a amanecer a las 9:00. El día está despejado y con mucho sol.

    Vamos a desayunar tranquilamente. Hoy no hay prisa. Yo apenas tengo hambre, pero no puedo perdonar el platito de salmón ahumado preparado en forma de flores, riquísimo, que hay en el buffet todos los días en el desayuno. Llamémoslo gula...



    Extrañamente, las piernas no nos duelen. Esperábamos unas buenas agujetas después de la caminata de ayer, pero no. Confirmado, la excursión al Preikestolen no es para tanto.

    Bajamos sobre las 10:00 a ver Kristiansand. En el mismo muelle hay una oficinilla donde dan planos de la ciudad y un itinerario recomendado para ver lo más significativo, en español, así que decidimos seguirlo. Creo que no nos dejamos nada importante, y a las 13:00 estábamos de vuelta para comer en el barco. En la siguiente imagen muestro con línea roja el recorrido que hicimos.



    Al principio, cuando bajamos del barco, estaba todo un poco muerto y nos decepcionó en cierto modo. Pero más tarde se fue animando y la zona del mercado del pescado fue cobrando vida, las terrazas de los restaurantes se fueron llenando de gente y ya parecía otra cosa. Fue una pena que, al ser domingo, la Lonja estaba cerrada. Pero la zona del puentecillo y los restaurantes estaba muy animada, y en un dia tan soleado daba gusto andar por allí.





    Paseamos junto a la Catedral y nos detuvimos delante de la Biblioteca, que está justo al lado, donde se cogía wifi aún estando cerrada por ser domingo, así que aprovechamos a mandar unos whatsapps para dar envidia a la familia y amigos diciéndoles lo bien que lo estábamos pasando y lo bonito que era todo, jejejee.



    Subimos también por una zona alta, una especie de bosque adyacente a la ciudad desde el que hay un buen mirador, con un telescopio (gratuito) incluido. En esta foto, tomada desde ese mirador, se puede apreciar la silueta del Eurodam descansando a la derecha de la colina.



    Nos gustó mucho la zona de la playa y el puerto deportivo, que en un domingo tan soleado como este estaba lleno de gente.

    Esa tarde, después de comer, mientras que nuestros hijos andan por ahí con la panda de jóvenes y mi marido se echa una merecida siesta, yo me voy al Queen's Lounge a ver otra fase de selección del concurso Dancing With the Stars. Hoy toca tango. Estoy ahí un rato hasta que pienso que casi prefiero salir a ver cómo zarpamos de Kristiansand, así que salgo a la popa de la cubierta 9, desde donde hay buena perspectiva. Cuando llego ya han soltado amarras y el Eurodam está empezando a hacer el giro de 180° que lo coloca de proa hacia la salida del puerto. Disfruto durante un rato de las vistas de la costa alejándose hacia el horizonte. Un barquito rojo del puerto nos escolta durante media hora hasta que, supongo, el Eurodam entra en mar abierto donde no necesita más guía.

    Me apetece un café, así que me sirvo una buena taza de los dispensadores del buffet y me lo llevo a tomármelo en una mesa junto a la cristalera de la piscina cubierta. Disfruto del relax con las vistas del mar en calma en una tarde soleada. Al cabo de un rato bajo al camarote a buscar a mi marido para darnos una sesión de jacuzzi. Nos ponemos los bañadores y volvemos a subir a la piscina. Como todos los jacuzzi están vacíos y no hay nadie esperando, nos tiramos hora y media metidos disfrutando del burbujeo B) B) B) , hasta que llega la hora de ir a arreglarnos para la cena. Hoy tenemos reservada la invitación al Pinnacle.

    La invitación era un regalo que incluía Holland al hacer la reserva del crucero. Era sólo para dos personas, así que nuestros hijos cenan en el Rembrandt y mi marido y yo vamos al Pinnacle. Se trata de un restaurante muy refinado, con vajillas de porcelana y cristalería buena y esas cosas. Este restaurante no está incluido en el precio que se paga por el crucero. Si quieres comer o cenar aquí tienes que pagar un suplemento en concepto de "reserva" y ya luego puedes pedir de su carta libremente lo que quieras. Pero nosotros hoy estamos invitados, no pagamos "reserva".

    Yo pido de primero una Ensalada César y me la preparan allí mismo, delante de mí, preguntándome ingrediente por ingrediente si quiero tal o cual cosa. De segundo mi marido pide un chuletón de medio kilo, que dice que está exquisito. Su postre, un Lemon Brulée Tarte, buenísimo, me gusta más que el Cheesecake que he pedido yo. Para rematar nos ponen unos bomboncitos pero yo ya no puedo con nada más. Para beber ponen copas de agua gratis. Si quieres vino, hay copas de tinto a partir de 8,50$ y botellas desde 49$ (más 15% por servicio). O sea, precios acordes al refinamiento del lugar.

    Hoy en el Mainstage hay un show de un humorista que, como no sabe español, no nos va a entender :laugh: Así que nos vamos a pasar el rato al Queen's Lounge, donde actúan los BB King's, hasta que se apodera de nosotros el sueño y nos retiramos a descansar a nuestro camarote. Como cada noche, los jóvenes vendrán a acostarse bastante más tarde. Lo están pasando fenomenal con la panda que han formado.

    Última Edición: 4 años 4 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, txo, francesc13, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 4 meses antes #1876330 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • LUNES 24 - OSLO (8:00 a 17:00)

    Cada noche dejan en el buzón del camarote el programa de actividades para el día siguiente. Es una especie de tríptico donde también informan de la duración de la escala y de la previsión del tiempo. En el programa para hoy en Oslo se prevé lluvia. El caso es que amanece soleado, pero como por aquí el tiempo tiene fama de ser muy cambiante metemos chubasqueros y paraguas en las mochilas por si acaso.



    A las 8:15 estamos desembarcando. El Eurodam está atracado junto a la Fortaleza Akershus, en pleno centro de Oslo. En el mismo muelle hay una tienda de souvenirs donde se puede coger planos gratuitos de Oslo bastante buenos.

    Nuestra idea es ver primero toda la zona del centro para ir luego hacia el Parque Vigeland. Allí cerca cogeremos un autobús hasta la península de Bigdoy, donde queremos ver el Norskfolkmuseum. Desde allí regresaremos en ferry al puerto de Oslo. En la siguiente imagen he representado en rojo el recorrido que hicimos a pie, en verde el de autobús y en azul el del ferry.



    Los billetes del autobús pueden comprarse en la Oficina de Turismo más baratos que dentro del propio autobús. También los billetes del ferry son más baratos si se compran en la caseta del embarcadero que a bordo. Como la Oficina de Turismo no abre hasta las 9:00 nos vamos primero a ver la Ópera. A esas horas está cerrada; por dentro debe de ser bastante interesante, ¡qué pena!... pero por fuera también merece la pena verla.

    A continuación vamos a la Oficina de Turismo. Ya ha abierto y hay bastante gente, así que perdemos allí casi veinte minutos para comprar los cuatro billetes de autobús. Cuestan 30 NOK por persona, unos 3,20 € y se pueden utilizar cuantas veces quieras durante una hora a partir del momento en que se comienzan a usar. Comprados en el autobús son 50 NOK.

    Desde allí enfilamos la calle Karl Johans Gate, la más animada y comercial de Oslo. Rodeamos la Catedral para ver el patio circular que la bordea y seguimos adelante. Pasamos por delante del Parlamento y atravesamos el parque Spikersuppa, muy bonito, lleno de macizos de flores de todos los colores.



    De momento sigue luciendo un sol radiante. Me llama la atención la cantidad de flores que hay en Oslo por todas partes. Es una ciudad muy colorida.

    Llegados aquí nos desviamos a la izquierda para ver el edificio del Ayuntamiento y a continuación nos acercamos al muelle de los ferrys para comprar ya los billetes para cuando volvamos de Bigdoy esta tarde. Cuestan 35 NOK por persona, unos 3,75 €. Comprados a bordo son 55 NOK.

    Continuamos hacia el Palacio Real. Damos una vueltecilla por sus jardines, que son muy tranquilos y agradables. Creo que el cambio de guardia es a las 13:30, pero no son ni las 11:00 y no vamos a tener ocasión de verlo.

    Desde allí tomamos la calle Gyldenloves, ya camino del Parque Vigeland. Vamos atravesando una zona residencial, llena de palacetes, casas muy señoriales y edificios de embajadas.

    Llegamos a Vigelandsparken sobre las 11:15. Se trata de un parque repleto de estatuas obra de Gustav Vigeland, escultor noruego que invirtió veinte años de su vida en su realización. Son estatuas y composiciones escultóricas todas dedicadas al ser humano en sus diferentes edades y condiciones, incluido un llamativo monolito en el que se enredan decenas de cuerpos humanos en retorcidas posturas. Son muy originales y queremos hacer fotos de todas, pero tenemos que reprimirnos y seleccionar. También tomamos fotos de las preciosas puertas de rejería con figuras humanas que hay en torno al monolito.





    A las 12:30 abandonamos el parque Vigeland y tomamos la calle Hafrsfjord hacia la calle Bigdoy Allé. En la intersección de ambas está la parada del autobús 30, que nos llevará al Norskfolkmuseum en Bigdoy. El autobús llega enseguida y en 6 minutos nos deja en la misma puerta del museo.

    Como ya no vamos a volver a usar los billetes del autobús y no hace ni quince minutos que los hemos validado, se los doy a una familia española que veo en el museo por si quieren aprovechar los 45 minutos de uso que aún les quedan. ¡Qué contentos se ponen!

    El Norskfolkmuseum es una muestra de cómo ha sido la vida, la arquitectura y la cultura de la Noruega tradicional. Es un museo al aire libre donde se exponen viviendas auténticas de gente del campo, granjas y edificaciones de todo tipo, que han sido desmontadas de sus localizaciones originales y reconstruidas aquí para su exposición. Pero lo que más nos interesaba de este museo era la iglesia de Gol, una auténtica iglesia vikinga de madera del siglo XII que se desmontó y se trajo al museo a finales del siglo XIX. No queríamos quedarnos con las ganas de ver una de esas bonitas iglesias vikingas, y ésta era la única ocasión que íbamos a tener.



    El precio del museo son 120 NOK (12,85 €) para los adultos y 90 NOK (9,65 €) para estudiantes. Como anécdota, nuestro hijo, que no llevaba carnet de estudiante, mostró el Carnet Joven de la Comunidad de Madrid y coló perfectamente.

    Estamos entretenidos por el museo, que es bastante extenso, hasta las 14:15. Después, caminamos hacia el embarcadero del ferry, que está indicado, a unos diez minutos andando y cogemos el ferry 91 de vuelta a Oslo.

    A las 14:45 estamos en el puerto de Oslo. Como nos sobra tiempo, nos damos una vuelta por la fortaleza Akershus, que está allí mismo y no habíamos tenido ocasión de verla antes. Es entonces cuando se empieza a nublar un poco. Subimos al Eurodam y nos vamos a comer. En ese momento empieza a caer una lluvia torrencial, de la que nos hemos librado por los pelos. El pronóstico finalmente había acertado... ¡pero ya estábamos a salvo!

    El todos a bordo era a las 16:30, pero son casi las cinco y siguen sin quitar la pasarela. ¿Será que falta alguien? A las 17:00 aparece un coche casi derrapando en el muelle. Antes incluso de detenerse del todo se abren las puertas y baja a toda prisa una pareja que inicia una carrera bajo la lluvia hacia la pasarela del Eurodam, que continúa desplegada. Se oye algún que otro abucheo socarrón desde las cubiertas del barco y ellos piden perdón con un gesto de las manos. Es una escena graciosa y a la vez una demostración de la buena voluntad de Holland de no dejar a nadie en tierra.



    Cinco minutos después partimos de Oslo bajo unas nubes muy negras, aunque se ve cielo más despejado en el horizonte, a la salida del fiordo. Avanzamos hacia allí mientras descansamos un rato en el camarote. Al cabo de una media hora, más o menos, miro a través de la cristalera de la terraza y veo que... ¡el paisaje pasa hacia adelante en vez de hacia atrás! ¿Vamos marcha atrás? No lo puedo creer... ¿qué está pasando?

    Salgo a la terraza y descubro que lo que sucede es que estamos girando. Giramos 90º hasta ponernos en perpendicular al sentido de la marcha y así nos quedamos, parados, atravesados en medio del fiordo. No entiendo nada. ¿Qué hacemos allí detenidos? Me voy a la zona exterior de la cubierta 3 a investigar. Veo que desde el puerto de Oslo viene hacia nosotros una lancha rápida que se detiene al ponerse al nivel de nuestro barco. Por la puerta de desembarco están sacando un hombre en camilla que es recogido desde la lancha y ésta sale de vuelta a Oslo a gran velocidad. Por lo visto había sido una emergencia médica, pero nunca supimos más de lo que le había pasado a aquel hombre, ni si se recuperó bien.

    Hoy es la segunda cena de gala. Después del patinazo de la primera, mi hija y yo nos ponemos vestidos normalitos y nos arreglamos lo justo. Los chicos sí se ponen sus corbatas y sus trajes porque los hombres sí parecen guardar más el formalismo. Sin embargo, hoy se ve más nivel en la indumentaria de las mujeres que el otro día, y parece que hay algunas más vestidas de largo. Vaya... Se conoce que la segunda cena de gala es más de gala que la primera... Pero si nadie nos avisa de eso, patinamos siempre :S

    Acabamos la noche con el espectáculo del Mainstage. Es un show titulado Marquee, inspirado en el mundo del circo y protagonizado por el equipo de bailarines y cantantes del Eurodam, que se representa hoy por última vez porque todos ellos terminan su etapa en este barco cuando desembarquemos en Copenhague. La verdad es que tanto los bailarines como los cantantes, como el montaje escenográfico, son todos muy buenos.



    Hoy nos acostamos tempranito, pues el retraso de sueño acumulado ya va pasando factura.

    Última Edición: 4 años 4 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 5 meses antes #1876332 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • MARTES 25 - GOTEMBURGO (8:00 a 18:00)

    Así como el día anterior habían pronosticado lluvia y ésta sólo apareció cuando ya zarpábamos de Oslo, para hoy han previsto sol y despejado. Pues bien, amanece muy nublado y lloviendo. Al igual que supusimos ayer, hoy también pensamos que tal vez el tiempo cambie de repente y en cuestión de media hora salga un sol radiante. Pero de momento nos ponemos los chubasqueros y cogemos paraguas. Ya estaba siendo demasiada suerte, ni un sólo día de lluvia en una semana por tierras nórdicas...

    El Eurodam no atraca en la misma ciudad, como ha venido sucediendo en todas las escalas hasta ahora, sino en un puerto en la desembocadura del río Göta, a unos 13 km. del centro de la ciudad. Holland ha dispuesto unos autobuses lanzadera gratuitos que van y vienen cada media hora para acercar y traer a los cruceristas hasta el centro.

    Cogemos uno de esos autobuses a las 10:00 y en veinte minutos nos deja en la plaza Gustav Adolfs. Sigue lloviendo torrencialmente y no sabemos qué hacer. De momento nos metemos en el gran centro comercial Nordstan, que está al lado, para hacer un poco de tiempo a ver si escampa, pero como no tiene pinta de mejorar, al cabo de un rato decidimos que hay que salir como sea a ver un poco de Gotemburgo.

    Así que echamos a andar y damos unas vueltas por allí para ver al menos la Feskekörka, o Iglesia del Pescado, que es un mercado de pescado con un aspecto exterior muy eclesiástico...



    ...la Ópera, que nos parece bastante poco agraciada, al menos la vista que tenemos de ella bajo la lluvia; la avenida Vasagatan; el barrio de Haga, que debe de ser bastante agradable en una tarde soleada, pero que esta mañana está desierto...





    ...y poco más. Nos estamos calando hasta los huesos aún con paraguas, así que ya sobre las 13:30 decidimos volver a coger el autobús para regresar al barco.

    Desde el autobús vemos el famoso Lilla Bommen, también conocido como Lipstick, un edificio alto y tocho que parece estar hecho de piezas de Lego blancas y rojas.

    Hoy es el último día de crucero y ya vamos sintiendo el pesar de tener que abandonar este sueño. Tratamos de aprovechar la tarde al máximo disfrutando de los placeres que ofrece el Eurodam.



    Esta tarde nuestra hija pierde la tarjeta del barco. Mientras ella va a la Recepción a pedir un duplicado, nosotros sacamos en la maquinita automática de enfrente un extracto de los cargos que tenemos hasta el momento en la factura del crucero, no sea que alguien se haya encontrado la tarjeta y haya cargado compras o consumiciones en ella. No hay problema, no hay cargos extraños. Lo que sí nos llama la atención son tres cargos de 3,85 $ a mi nombre en concepto de minibar. Como nosotros no hemos tocado nada del minibar, nos ponemos a elucubrar y deducimos que se trata de las botellas de agua que van reponiendo en el escritorio del camarote, que parecen ser "de cortesía", pero se ve que no. Esto nos molesta un poco, porque además ni siquiera recordamos haber consumido tres de esas botellas; como mucho dos... Pero en fin, lo dejamos pasar porque es pequeña cantidad y no nos apetece discutir. Es el último día y queremos quedarnos con buen sabor de boca.

    Se despeja a media tarde y se levanta un viento fuerte. Estamos en la piscina y vemos que el horizonte por estribor se ve muchísimo más alto que por babor... Uuuuhhh... ¿Pero esto qué es? Observamos también que el agua de la piscina por un lado no llega al borde y por el otro se desborda... ¡Estamos escorados!... No pasa nada. Luego nos enteramos de que es normal; es debido al fuerte viento, que sopla de lado. Pero el Eurodam continúa su marcha sin importarle lo más mínimo.

    Esta noche, muy a mi pesar, no ceno. Ya no me caben más delicias gastronómicas en el cuerpo. Mientras que los demás se van al Rembrandt a terminar de reventar, yo me doy unos paseítos por el barco a investigar zonas que apenas hemos pisado y a ver por última vez nuestros lugares más habituales. Luego me voy a coger sitio al Mainstage, porque hoy es la gran final de Dancing With the Stars y queremos verla.

    Al igual que en las fases de clasificación, el nivel de los finalistas es bastante "amateur", jejejeee... Hay una señora americana, dos españoles y una china y un chino, ambos residentes en Boston, ella hija de él. ¡No está nada mal, dos españoles en la final! Por momentos parece más un show de humor que un concurso de baile, pero al final gana la chinita, que es verdaderamente la única que se mueve con algo de dignidad.

    Y ya nos vamos a acostar, con la tremenda pesadumbre de que será por última vez y de que mañana termina todo esto y tendremos que regresar a la cruda realidad.

    Última Edición: 4 años 5 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 5 meses antes #1876333 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • MIÉRCOLES 26 - DESEMBARCO EN COPENHAGUE

    Dos o tres días antes nos habían entregado un cuestionario para que eligiéramos a qué hora queríamos desembarcar, de entre las 7:00 y las 9:30. Como nosotros teníamos el vuelo de vuelta a casa desde Copenhague a las 15:15, elegimos lo más tarde posible, pues nos iba a sobrar mucho tiempo en el aeropuerto.

    El día anterior nos habían dejado en el buzón del camarote las etiquetas que deberíamos poner a nuestras maletas, en las que teníamos que escribir nuestros nombres. Debíamos dejar las maletas en el pasillo, fuera del camarote, antes de las 12:00 de la noche, con las etiquetas puestas.

    Esa mañana nos regaló uno de los amaneceres más bonitos.



    Según la hora elegida para el desembarco, las etiquetas eran de diferentes colores. Llegada la hora, iban llamando por megafonía por colores para que nos dirigiéramos a la puerta de desembarco. Una vez fuera del Eurodam, allí estaban nuestras maletas esperándonos. Abandonamos la terminal con la amarga sensación de estar dejando atrás algo que había sido muy bonito :( :( :(

    Adjuntos:
    Última Edición: 4 años 5 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Trinity.Anna

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    4 años 5 meses antes - 4 años 5 meses antes #1876334 por Lapilvi

  • Forero Habitual
  • Forero Habitual

  • Mensajes: 115
  • Gracias recibida: 67

  • Género: Desconocido
  • Fecha de Nacimiento: Desconocido
  • CONCLUSIONES

    Ha sido un viaje precioso del que ya sólo queda el recuerdo. Pero es un recuerdo lleno de lugares impresionantes, de días de relax y de momentos maravillosos. Hasta la fecha, el mejor viaje de mi vida. Hemos tenido, además, la gran suerte de que nos ha acompañado un tiempo espléndido... excepto el día de Gotemburgo, ¡pero ya hubiera sido demasiada suerte!



    Teniendo en cuenta que ha sido nuestro primer crucero y no tengo con qué comparar, a mí me han gustado mucho tanto el itinerario como el barco. No tengo nada negativo que decir de uno ni de otro.

    Haciendo un repaso de cosas prácticas diré que no hemos cambiado moneda en ningún momento. Todo lo hemos pagado con tarjeta (afortunadamente nuestro banco no cobra comisión). Sólo en los aseos públicos del parque Vigeland, en Oslo, había que pagar con monedas, pero aceptaban euros.

    La megafonía en el barco es estupenda. Ya sería la repera entender lo que están diciendo :laugh: Esto sí que es una pena, no saber bien inglés, porque te pierdes muchas cosas: cada vez que hablan por megafonía, los espectáculos, las narraciones de las salidas de los puertos, el discurso del brindis del capitán, etc.

    En el barco en general hay buena temperatura para andar con ropa de verano, excepto en ciertas zonas, como el Piano Bar y algunos otros lugares de espectáculos, donde el aire acondicionado está un poco fuerte y no viene mal una rebeca o chaquetita. Por supuesto, si sales a las cubiertas exteriores por la noche, tienes que ir muy bien abrigado. Dentro del camarote, la temperatura del aire es regulable a gusto de cada uno.

    Las botellas de agua que ponen en el escritorio del camarote NO son de cortesía, aunque lo parezca. Si consumes una, te la reponen y te la cobran muy, pero que muy cara. Ya en casa, hemos consultado el extracto definitivo de los cargos que nos han hecho en las tarjetas del barco y hemos visto que aún el día del desembarco nos han vuelto a cargar otra botella de agua. Esto nos ha indignado un poco, porque tenemos la certeza absoluta de no haber consumido ninguna botella en los últimos días del crucero :angry: Con la fantástica organización que ha demostrado Holland para todo en general, no entendemos cómo tienen este descontrol en el tema del minibar. Por otra parte, nos han reintegrado unos 30 $ a cada uno en concepto de tasas, lo que demuestra que por falta de honradez no es.

    La mayoría del pasaje es de habla inglesa, sobre todo muchos norteamericanos. Nos dijeron que había en el barco unos 200 españoles (casi un 10%), aunque no puedo corroborar ese dato. La media de edad es algo alta, aunque no tanto como había leído, al menos en nuestro crucero, que ha sido en agosto. Calculo que no llegaba al 50% la gente mayor de 60 años. El resto éramos gente de mediana edad, en familia o en pareja. Jovencitos habría unos quince o veinte, y niños por el estilo.

    Toda la decoración floral que adorna distintas zonas del barco, incluidas las mesas del buffet, es de flores frescas, lo que me parece toda una proeza digna de elogio teniendo en cuenta que estamos en un barco :ohmy:





    Toda la comida del buffet, del kiosco de hamburguesas y de la pizzería, así como las bebidas de los dispensadores (limonada natural, agua, café, zumo de fruta y té), se pueden llevar a tomar a cualquier parte del barco o al camarote. Esto da una libertad muy grande de tomar lo que te apetezca en el lugar que desees y ayuda mucho a que te sientas como en casa.

    Los colchones de los camarotes son buenísimos. Hemos dormido más a gusto que en nuestra propia casa. Es curioso, porque no son ni duros ni blandos; sientes como si flotaras. Me gustaría saber de qué material son.

    En la bañera hay una cuerda de tender retráctil. En cuanto a enchufes, hay dos europeos y dos americanos en el camarote, y uno en el baño.

    Los camarotes están muy bien insonorizados. Nunca tuvimos molestias ni del pasillo ni de los "vecinos".

    Todas las fotos incluidas en este diario son originales tomadas desde nuestras cámaras.

    Y no me enrollo más. Pido disculpas si he sido demasiado prolija en algunas explicaciones, sobre todo en los horarios de la escala de Stavanger, pero creo que le puede venir bien a cualquiera que esté planificando la subida al Preikestolen.

    Doy las gracias enormemente a todos los cruceristas que viajaron antes y dedicaron su tiempo a plasmar sus experiencias e impresiones en los diarios y en los foros. Obtuve de ellos más y mejor información que de las páginas oficiales de turismo. Por mi parte, espero igualmente servir de ayuda a quien busque información sobre los lugares visitados o sobre el propio Eurodam y estaré encantada de responder a cualquier pregunta dentro de lo que esté a mi alcance y mientras que la memoria no me falle ;)

    Última Edición: 4 años 5 meses antes por Lapilvi.
    El siguiente usuario dijo gracias: Rosalicante, jean pierre, francesc13, arrecife19, Trinity.Anna, Marta P

    Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

    Tiempo de carga de la página: 0.647 segundos
    © InfoCruceros 2018
    La mayor web de cruceros en español. Noticias y opiniones de cruceros, foros y red social

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

      I accept cookies from this site.
    EU Cookie Directive Module Information