Marzo 01, 2024

HISTORIAS DE CUCRECO

29 Mar 2014 12:52 - 03 Jun 2014 20:49 #1792526 por CUCRECO
Respuesta de CUCRECO sobre el tema HISTORIAS DE CUCRECO
Gracias a todos por leer mi relato que espero que os guste. Siento haber tardado tanto, pero la verdad es que he estado mucho más que liado... En fin, espero que la siguiente parte sea de vuestro agrado. Ahí os la dejo. Un abrazo a todos.














El siguiente usuario dijo gracias: mariadebsas

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

29 Mar 2014 12:56 #1792527 por CUCRECO
Respuesta de CUCRECO sobre el tema HISTORIAS DE CUCRECO
OBJETIVO: EL BÁLTICO

De cómo conocí a Rogelio el grumete (Parte 2):

Tardé tres horas exactamente en quitarme todos los cristales que tenía clavados en el culo,
y otra añadida que utilicé en desinfectar las heridas y echarles cuatro botes de mercromina,
más media hora que tardé en recorrer los dos metros que separan el comedor de la cocina,
para poder calmar algo el dolor tomándome un paracetamol, un ibuprofeno y una aspirina;
es decir, el mismo tiempo que gastó la parienta en contárselo todo por teléfono a la vecina,
mientras lloraba a moco tendido, a la vez que se limaba y pintaba las uñas en el vestíbulo.
El dolor, el cansancio y los analgésicos hicieron que me amodorrara en el canapé del salón,
y así, con la boca entreabierta, babeando más que un perro en la puerta de una carnicería,
transcurrieron cinco horas más entre sueños en los que defecaba botellines de cerveza fría,
terroríficas pesadillas en donde vidrios gigantes cercenaban sin piedad alguna mi hombría,
y cíclicos temblores febriles castañeteaban mis dientes como la válvula de la olla a presión.

Cuando desperté, mi parienta, que seguía repintándose las uñas de los pies y de la mano,
sostenía con cabeza y hombro el inalámbrico, que pitaba anunciando la escasez de batería,
y vociferando, entre desternillantes risotadas, le contaba a la vecina una absurda cursilería,
más, cuando alcé la cabeza para intentar incorporarme, vi a través del espejo de la galería,
que la cotilla de mi vecina, sujetando un teléfono y disimulando hacer labores de jardinería,
apoyada en mi ventana, con unos feos prismáticos observaba todos los detalles de mi ano.
Esperé al siguiente parpadeo de la chismosa para bajar mi antebrazo y agarrar la zapatilla,
aumentando a la vez el nivel de mi respiración para que fueran más sonoros mis ronquidos,
y, aunque tenía todos los músculos de mi cuerpo doloridos y completamente adormecidos,
aproveché que se restregaba los ojos tras enfocar las lesiones de mis glúteos malheridos,
para lanzarle la alpargata con tal precisión y atino que se la estampé entre boca y barbilla.



Como quiera que el parloteo telefónico se acabó de sopetón por culpa de mi lanzamiento,
la parienta se encaminó a la cocina con la sana intención de preparar una suculenta cena,
y aunque yo estaba postrado y con fuertes daños traseros, conmigo no tuvo ninguna pena,
porque cuando me recompuse y me dirigí a paso de estreñido a darles a los dientes faena,
la muy jodía atrancó la puerta con cerrojo y se quedó tan pancha sin ningún remordimiento.
Intenté visualizar algo a través del cristal esmerilado, pero apenas pude distinguir su silueta
que, con ahínco, cataba todos los jugosos platos que componían aquella apetitosa pitanza,
mientras que yo, con dos palmos de narices, soportaba impotente los quejidos de mi panza,
porque aquel aroma me dio más hambre que cuando te pegas muchas horas de labranza
y le tocas la teta a la parienta para despistarla, y sin que se entere zamparte una croqueta.



No paraba de pensar más que en echarle al buche algo de manduca para saciar la gazuza,
y entonces recordé que antes de mi accidente llevaba un plato repleto de exquisita cecina,
así que busqué en el suelo de todo el salón, bajo los muebles e incluso detrás de la cortina,
pero lo único que logré fue pringarme la mano con los restos de líquido de una pila alcalina,
y encontrarme con más mocos de la mula de lo que esperaba pegados debajo de la estufa.
Se me ocurrió llamar a mi cuñado Bonifacio por ver si tenía algo a lo que hincarle la muela,
pero cuando descolgué el teléfono, el inalámbrico estaba sin batería y el auricular caliente;
también pensé en pasar por su casa y llamarle a voces, pero hubiese sido poco inteligente,
ya que el cura habría considerado andar por el pueblo con el culo al aire un acto indecente,
y el alcalde una falta sancionable que exprimiría mi cuenta bancaria como una sanguijuela.

Más de repente, una película que vi el otro día en la tele, sin quererlo me dio la inspiración,
porque al recordar la imagen de Charlot en “La quimera del oro” masticando su propia bota,
caí en la cuenta, y de la alegría tan grande se me escaparon varios gritos y dos palabrotas,
de que para el hambre no hay pan duro, ni para replicarle a la parienta suficientes pelotas,
así que decidí mirar si el queso que puse en la trampa, aún no lo había roído ningún ratón.
El olor a podrido se incrementaba exponencialmente a medida que me acercaba al retrete,
y, aunque no entendía cómo habiendo pasado tantas horas aún perduraba el hedor a peo,
alcanzó hasta tal grado de pestilencia y se hizo tan irresistible que de poco casi me mareo;
sin embargo, era tal el desconsuelo de estómago que preferí morir de peste que de deseo,
más como iba distraído tapándome la nariz, patiné con algo y casi con el morro me golpeo,
y entonces fue cuando me quedé desconcertado, y tuve que darme en la cara un cachete,
porque, por increíble que parezca, había resbalado con una minúscula gorra de un grumete.

CONTINUARÁ…
Adjuntos:
El siguiente usuario dijo gracias: jromseb, mariadebsas, Lutecia

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

29 Mar 2014 16:04 #1792548 por ruben
Respuesta de ruben sobre el tema HISTORIAS DE CUCRECO
Esto se va poniendo interesante, ya he cogido sitio en el sofa tengo el orinal, mi refresco y las palomita, ahora a esperar que el Sr Cucreco siga con su relato....

[img]http://[/img]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

29 Mar 2014 16:13 #1792549 por Lutecia
Respuesta de Lutecia sobre el tema HISTORIAS DE CUCRECO
Aquí llega otra, " enganchada " a tus coplillas ...

Siento que tus " posaderas " hayan salido tan perjudicadas :laugh: Pero gracias a los prismáticos de tu vecina, hemos podido ver lo bien que te has " colocao " las tiritas...

CUCRECO, me alegro de volver a leerte.

Un abrazo.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

01 Abr 2014 21:32 #1793321 por patyta
Respuesta de patyta sobre el tema Re: HISTORIAS DE CUCRECO
jajajajaaaaa, cucreeeecooooo sos genial!!!!!!!!!!!!!!!!!! por suerte no soy parte de esa clase de mujer!!!! prefiero visitar, tomar cerveza y escaparme para donde no hay nadie!!!

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

01 Abr 2014 23:29 #1793360 por cbermu
Respuesta de cbermu sobre el tema HISTORIAS DE CUCRECO
Jo tio que mala vida llevas :laugh: :laugh: :laugh:

Fiordos Costa Marina
Mediterraneo Costa Concordia
Islas Griegas Costa Victoria
Mediterraneo Costa Magica
Caribe Barcelona Costa Atlantica
Nueva York Copenaghe Costa Atlantica
La ruta de los mercantes Costa Deliziosa
Mediterraneo Costa Marina
Malaga,Lisboa, Gibraltar,Malaga.Adventure of the seas...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.272 segundos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Privacidad