Seabourn

keltickeltic  
 
0.0
 
0.0 (0)
Escribir Opinión

EL BARCO Y LOS CAMAROTES

Mi primera experiencia con Seabourn fue con el exquisito Seabourn Pride, en los Fiordos. Saqué varias conclusiones importantes. En primer lugar los barcos “tipo yate”, son los que pueden ofrecer una experiencia más individualizada, como si estuvieras viajando en un yate privado, que el lujo de define por los detalles, y la capacidad de su tripulación para anticiparse a tus necesidades y sobre todo la excelencia en todo lo que hacen. Ahora Seabourn, una de las compañías más exquisitas del  mundo, se ha hecho más mayor incorporando naves de más tonelaje pero sin perder su esencia. Doble tonelaje y pasajeros. El Seabourn Odyssey de más de 30.000 toneladas, lleva el doble de pasajeros, pero sigue aparentemente siendo el mismo producto. Como producto de lujo, sigues embarcando de forma individualizada, tu “Seabourn Girl” te recibe con champagne, canapés, y te trae una selección de jabones de lujo tan pronto entras en el barco.

Las suites, todas exteriores se dividen en exteriores con balcón y ventana panorámica, o opulentas suites, y son ciertamente más grandes. Nueva lencería, colchones impresionantes, y sobre todo una nueva decoración en donde domina el beige, colores arena con leves notas de marrones. La madera es color cerezo, y seguimos encontrando un minibar con nuestras bebidas favoritas al igual que una cristalería fina en un completo minibar. Un vestidor de tamaño generoso, y no solo zapatillas y albornoces, sino detalles como paraguas, prismáticos, altas mundial, calzador etc. En donde vemos el peso del lujo, es en los baños con toneladas de refinado mármol color canela. Baño y ducha separada, lavabos y griferías de diseño, y sobre todo los deliciosos productos de Molton Brown a discreción.

DECORACION

La primera impresión no es especialmente llamativo. Seabourn siempre ha sido calificado como devastadoramente espartano, tanto como un ferry escandinavo, influencia de los diseñadores escandinavos de las tres naves. Sigue la misma estructura que las naves más antiguas en lo referente a la localización de zonas comunes en popa, y acomadaciones delante para mantener aislados zonas potencialmente ruidosas, y las zonas de descanso de sus pasajeros. Todo es un enorme mundo de chapeados, mobiliario con marcada tendencia Ikea, y sobre todo una insoporable presencia de monocromatismo beige. Sin embargo con el paso de los días, vas acostumbrándote, y todo resulta mucho más soportable. Incluso encuentras espacios francamente brillantes.

Podría hacer una breve definición de más llamativo. El aire chillout del teatro, con toques audaces, el fantástico restaurante de especialidades “Restaurant2”, como un capricho negro y rojo y el fantástico restaurante con una ecléctica mezcla de cortinajes, cristal, mármol negro, y sillas clásicas. El Panorama Lounge resulta también especialmente relajante. El Buffet, aunque no destaca durante el día, adquiere una sofisticada personalidad propia cuando se convierte en lugar de cena alternativa. Por lo demás, un SPA maravilloso, el tradicional Jacuzzi a proa, y otro a popa. Lo que destaca, es el Seabourn Square que es una mezcla heterogenea de recepción, biblioteca, internet café, y salón de juegos y lectura. Es sin duda el epicentro de la nave, y para mi el entorno perfecto.

COMIDA Y EXPERIENCIA

Como siempre, la magia de la compañía y la brillantez de su producto radica en los detalles. No solo en su loza, servicio, refinamiento, o sofisticación de sus tripulantes mayoritariamente occidentales. La cocina de Seabourn está asesorada por el guru Charlie Palmer. El desayuno en el buffet ofrece más variedades que en la serie antigua, por cuestiones de espacio, y la cocina del medio día, tiene orientación temática cada día. Como todo incluído, el esplendor del barco radica por la noche, con el gran espectáculo gastronómico del restaurante principal, la cena a media luz en el buffet, la cena “alfresco”, o la desgustación gourmet del Restaurant2. Todo ello con tres ingredientes: calidad, elegancia en el servicio, y exquisitez en la preparación. Obviamente también queda a experiencia de Insuite Dinning con servicio “a la carte” traído por el chef a las horas de la cena, junto con el tradicional menú de “24 horas”.

Viajar en Seabourn es una experiencia tranquila, reposada y altamente sofisticada y elegante, que está adquiriendo precios de lo más atractivos. Su virtud radica en hacerte sentir como un yate privado con una tripulación dedicada, en donde todo está diseñado para darle la mejor experiencia crucerística. Se han añadido nuevos shows, conferencias más interesantes, y sobre todo se mantiene la “Marina” para el contacto con el mar, y la práctica de deportes acuáticos en calidas aguas. Una biblioteca excepcional, té de la tarde, y unas tiendas espectaculares además del spa forman parte de una especie de forma sublime, de hacer de un crucero Seabourn algo inolvidable y perfecto. 

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Para escribir una opinión debes registrate o el sitio.
© InfoCruceros 2018
La mayor web de cruceros en español. Noticias y opiniones de cruceros, foros y red social

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information